Mermelada de mandarina



Me gusta hacer mermeladas en casa.
Las mermeladas caseras son mejores que las industriales aunque siguen siendo un alimento a consumir con mucha moderación por la cantidad de azúcar que llevan, que es precisamente lo que les permite conservarse.

Ya tengo varias mermeladas en el blog: de fresa, de tomate, de arándanos... esta de mandarinas era una que tenía ganas de probar. Con las mandarinas de un árbol que tenemos en mi cole que da unas mandarinas exquisitas y totalmente ecológicas. 

Hacer mermelada no es difícil, yo juego con ventaja y las preparo con thermomix, pero en realidad basta con pelar  bien las mandarinas, quitar la piel de una y hacerla tiritas. Ahora trituramos los gajos con una batidora eléctrica junto al azúcar  y ponemos todo, incluidas las tiras de piel en una olla a cocer sin dejar de remover durante al menos 20 o 30 minutos. Cuando veamos el espesor adecuado, ya está lista. Si veis que pasados unos veinte minutos no tiene el espesor deseado, ponemos media hoja de gelatina neutra previamente hidratada y cocemos cinco minutos más.

Para envasar la  mermelada es conveniente (para evitar botulismo) embotar correctamente . Por lo general, las mermeladas no suelen tener problemas de botulismo por su alta concentración de azúcar que actúa de conservante y por que la mayoría de las frutas empleadas en las mermeladas suelen tener una ph bajo (tienen más acidez) lo que hace poco probable el crecimiento de la bacteria del botulismo. A esto se le añade, el uso de limón en mermeladas, lo que nos da cierta seguridad en las mermeladas caseras. Pero como yo no he usado grandes cantidades de azúcar, no está de más hacer las cosas bien, ya que solo nos va a entretener una hora de nuestra vida y nos va a dar mas tranquilidad en el uso de las mermeladas. 

En este enlace os explican muy bien como embotar las mermeladas.

INGREDIENTES:

300 gr de mandarinas (ya peladas y sin nada de piel blanca)
Piel de una mandarina cortada en tiras
170 gr de azúcar
20 ml de zumo de limón
1/2 hoja de gelatina neutra (opcional)


PREPARACIÓN:

Lavamos muy bien las mandarinas y las pelamos lo mejor posible. La piel de una de ellas la cortamos a tiras. Evitaremos que tenga piel blanca, que amarga.

Ponemos los gajos de las mandarinas, el azúcar y el zumo de limón en el vaso de la thermomix. Trituramos 15 segundos a velocidad 5. Cocinamos  30 minutos a 100º y velocidad 1, sin poner el cubilete, colocando el cestillo en su lugar. Cuando falten diez minutos para acabar, agregamos las tiras de piel por el bocal y dejamos que acabe.
Una vez finalizado el proceso añadimos la media hoja de gelatina neutra previamente hidratada (si queremos que nos quede más espesa) y batimos 10 segundos a velocidad 4, luego esperamos que baje la temperatura y trituramos unos 15 o 20 segundos a velocidad 6. Comprobamos si tiene la textura que nos gusta (hay quien le gusta muy fina o quien prefiere con "grumos") y vamos a verter en tarros de cristal que previamente habremos esterilizado.



Mientras se prepara la mermelada, hervimos los botes y sus tapas 20 minutos en una olla con agua hirviendo. Luego los sacamos con cuidado (ayudándonos de una espumadera o algo similar) y los dejamos secar en el horno a 40º hasta que estén secos. Una vez embotada la mermelada seguid los pasos del enlace que os he puesto más arriba para conservarla correctamente.


Esta es la textura final, para mi gusto quedó perfecta. Ahora a disfrutarla.







Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email:





Crema de espárragos y pistachos



    
    Nada mejor que una cremita de verdura para comenzar una comida o para una cenita ligera.
   Las cremas de verdura tienen todo para ser un éxito: son sanas, sencillas, rápidas y fáciles de preparar.
  Y la mayoría de las veces también son económicas, pues tiramos de lo que tenemos en la nevera para sacar partido a esos restos y convertirlos en un plato perfecto.

Esta crema tiene todo y más. Es rica, es saludable, es fácil, rápida y muy nutritiva, porque al valor nutricional de las verduras le añadimos el de los frutos secos, en este caso pistachos.

Nunca se me hubiera ocurrido agregar pistachos a una crema de verduras, pero esta receta que ví en una revista Thermomix me llamó mucho la atención. Y os aseguro que está absolutamente deliciosa. Creo que puede convertirse en un primer plato perfecto para cualquier celebración.


INGREDIENTES:

1 puerro
1 patata
150 gr de espárragos verdes
50 gr de pistachos sin sal
600 ml de caldo de verduras
30 gr de aceite de oliva
sal y pimienta

PREPARACIÓN:

Aquí tenemos los ingredientes.


Vamos a preparar esta crema con thermomix, pero os dejo la manera de hacerla sin la máquina. Comenzamos troceando el puerro y colocándolo en el vaso con el aceite. Lo vamos a picar 2 segundos a velocidad 5. También podemos hacerlo con una picadora o cuchillo. Sofreímos 8 minutos, a temperatura varoma y velocidad 1.Este paso de puede hacer en una sartén.

Añadimos los espárragos y la patata. Rehogamos cinco minutos a temperatura varoma y velocidad 1. Sin thermomix lo haremos en una sartén.

Incorporamos el caldo, los pistachos y sazonamos con sal y pimienta. Cocinamos 20 minutos a 100º y velocidad 1. Dejamos que baje un poco la temperatura y trituramos un minuto a velocidad progresiva 8-10. Sin thermomix lo cocinaremos en una cazuela a fuego medio. Luego trituraremos con la batidora.


    La adornamos con unas yemitas de esparragos y pistachos picados. ¡Divina!

   





Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email:





Hojaldrinas de anís



    
    A veces pensamos que determinados productos sólo los podemos consumir de manera industrial.
Y lo cierto es que muchos de los dulces y postres navideños que consumimos se pueden hacer perfectamente en casa. 

Mantecados, turrones, roscón...todo se puede elaborar con un poquito de voluntad. Porque no son difíciles, en serio, cualquiera puede hacerlos. Te saldrán mejor o peor, más o menos bonitos, pero lo que es indudable es que la calidad nutricional es mucho mayor. Saber que ingredientes usamos y que no haya elementos conservantes es un plus. Obviamente es más entretenido hacerlos en casa, que ir a un comercio y comprarlos. A veces, incluso económicamente son un pelín más caros. Pero os aseguro que merece la pena.

Ya me habréis visto en el blog muchos productos navideños, en esta época es lo que toca, jejeje

Hoy tocan estas hojaldrinas de anís. Ya tengo estas hojaldrinas de mandarina en el blog, pero las que os traigo hoy son ligeramente distintas y sobre todo no llevan manteca de cerdo, que es algo que algunos seguidores me habían pedido.

Voy a pediros que perdonéis la calidad de las fotos, estaba haciendo un vídeo al mismo tiempo y han salido de pena.

Espero que os gusten, y os recuerdo que podéis seguirme también en instagram y en tiktok que aunque llevo poco tiempo ya hay algunas recetillas.
    



INGREDIENTES:

125 ml de aceite de oliva
piel de una naranja (sin la parte blanca)
100 ml de agua
50 gr de azúcar
25 ml de licor de anís
250 gr de harina
30 gr de almendras laminadas
azúcar glass




PREPARACIÓN:


Calentamos el aceite con la cáscara de naranja hasta que se arrugue. Dejar enfriar. Reservamos.


Por otro lado calentamos el agua, azúcar y anís hasta que hierva un poco. Con esto haremos un almíbar ligero.


En el vaso de la thermomix ponemos el aceite frío, sin la piel de la naranja.

Añadimos también el almíbar de anís que debe estar frío.


         Añadimos la harina y amasamos durante un minuto.



Sacamos la masa, hacemos una bola.

Estiramos con el rodillo.


Dejamos que tenga un grosor de medio centímetro aproximadamente.



Con un cortapasta en forma de estrella, o de lo que tengáis, vamos recortando las hojaldrinas. Con los recortes que sobran, amasamos de nuevo y seguimos recortando.

Ponemos las hojaldrinas en una bandeja con papel de horno y colocamos láminas de almendras encima.


Horneamos a 180º con calor arriba y abajo unos 20 minutos. Al enfriar espolvoreamos azúcar glass.

    ¡Riquísimas!









Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email:





Muffins de espinacas, queso y tomates secos



No voy a ocultar lo que me gustan las elaboraciones en formato individual.
Tanto dulce como salado, tengo muchos ejemplos en el blog. Me parece que se ofrece así las porciones exactas por comensales. Es una manera de preparar las cantidades justas sin que haya desperdicios.

Este mes, en el #retoasaltablogs, tocaba asaltar a Nati del blog Poesía Culinaria. Como cada último domingo del mes, el juego que dirige Marga del blog Azafranes y Canelas nos invita a visitar la cocina del blog elegido por sorteo para "robar" una receta.

El blog de Nati no puede tener un nombre más apropiado "Poesía Culinaria" porque entrar en él es sumergirse en un mundo de delicadas recetas, con unas fotografías muy cuidadas y con textos donde su autora nos desvela sus sentimientos y emociones.

Ya conocía la página de Nati, por eso sabía que me iba a resultar complicado elegir entre tantas maravillas. Así que busqué y busqué, y di varias vueltas apuntando cada receta y aumentando la lista en cada vuelta.

Y llegué a estos muffins. Resultaban muy apetitosos y justamente tenía casi todos los ingredientes. Así que la decisión estaba clara.

Nati versiona una receta de la famosa chef Donna Hay, dándole su toque personal. Yo he hecho la receta tal cual, pero adaptando las cantidades. Con mis cantidades salieron seis hermosos muffins. Si queréis más, seguid la receta original de Nati.

INGREDIENTES:

135 gr de harina
70 gr de concentrado de tomate
100 gr de tomates secos cortados en trocitos
100 gr de espinacas cortadas a tiras
20 gr de cebollino picado
100 gr de queso mozzarella rallado
35 gr de aceite de oliva
1 huevo
130 ml de leche
sal y pimienta

Un poco más de queso rallado y cebollino para espolvorear antes de hornear.


PREPARACIÓN:

   Aquí están los ingredientes.


En un recipiente ponemos el huevo, aceite, concentrado de tomate, pimienta y leche. 


Batimos con unas varillas.

Agregamos la harina y removemos hasta integrarla con los ingredientes líquidos.

Nos quedará una mezcla espesa.

Añadimos las espinacas y el queso. 

Y por último el tomate seco y un pellizco de sal. Mezclamos muy bien.

En un molde de muffins engrasado, echamos parte de la mezcla en cada hueco. Ponemos un poco de queso y cebollino encima. Horneamos 20 0 25 minutos a 180º. Al salir del horno, dejamos enfriar en una rejilla.


    Son unos muffins esponjosos pero densos, muy saciantes.












Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email: