Muffins de espinacas, queso y tomates secos



No voy a ocultar lo que me gustan las elaboraciones en formato individual.
Tanto dulce como salado, tengo muchos ejemplos en el blog. Me parece que se ofrece así las porciones exactas por comensales. Es una manera de preparar las cantidades justas sin que haya desperdicios.

Este mes, en el #retoasaltablogs, tocaba asaltar a Nati del blog Poesía Culinaria. Como cada último domingo del mes, el juego que dirige Marga del blog Azafranes y Canelas nos invita a visitar la cocina del blog elegido por sorteo para "robar" una receta.

El blog de Nati no puede tener un nombre más apropiado "Poesía Culinaria" porque entrar en él es sumergirse en un mundo de delicadas recetas, con unas fotografías muy cuidadas y con textos donde su autora nos desvela sus sentimientos y emociones.

Ya conocía la página de Nati, por eso sabía que me iba a resultar complicado elegir entre tantas maravillas. Así que busqué y busqué, y di varias vueltas apuntando cada receta y aumentando la lista en cada vuelta.

Y llegué a estos muffins. Resultaban muy apetitosos y justamente tenía casi todos los ingredientes. Así que la decisión estaba clara.

Nati versiona una receta de la famosa chef Donna Hay, dándole su toque personal. Yo he hecho la receta tal cual, pero adaptando las cantidades. Con mis cantidades salieron seis hermosos muffins. Si queréis más, seguid la receta original de Nati.

INGREDIENTES:

135 gr de harina
70 gr de concentrado de tomate
100 gr de tomates secos cortados en trocitos
100 gr de espinacas cortadas a tiras
20 gr de cebollino picado
100 gr de queso mozzarella rallado
35 gr de aceite de oliva
1 huevo
130 ml de leche
sal y pimienta

Un poco más de queso rallado y cebollino para espolvorear antes de hornear.


PREPARACIÓN:

   Aquí están los ingredientes.


En un recipiente ponemos el huevo, aceite, concentrado de tomate, pimienta y leche. 


Batimos con unas varillas.

Agregamos la harina y removemos hasta integrarla con los ingredientes líquidos.

Nos quedará una mezcla espesa.

Añadimos las espinacas y el queso. 

Y por último el tomate seco y un pellizco de sal. Mezclamos muy bien.

En un molde de muffins engrasado, echamos parte de la mezcla en cada hueco. Ponemos un poco de queso y cebollino encima. Horneamos 20 0 25 minutos a 180º. Al salir del horno, dejamos enfriar en una rejilla.


    Son unos muffins esponjosos pero densos, muy saciantes.












Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email:





Turrón de chocolate y avena crunchy


    
   Cada año por estas fechas me gusta prepara algún turrón casero.
Lo cierto es que en el blog tengo unos pocos y de sabores muy distintos: turrón de conguitosturrón de galleta oreoturrón de chocolate y crema de whisky...

Este año no sé si haré alguno más, pero para empezar he hecho un turrón con uno de los alimentos de moda: los cereales de avena crunchy de Mercadona

Realmente la base de los turrones que hago suele ser la misma (salvo excepciones), un fondo de chocolate fundido al que añadimos algún ingrediente: frutos secos, galletas, frutas... en esta ocasión son cereales de avena, que al ser "crunchys" (me encanta esta palabra jajaja) queda un turrón más saludable que los demás, un poquito healthy vamos jejeje

A ver si os gusta.

INGREDIENTES:

260 gr de chocolate negro de postres (o chocolate con leche si no os gusta tan intenso)
1 cucharadita de aceite de coco (o mantequilla)
25 gr de cereales de avena crunchy


PREPARACIÓN:


Los ingredientes.


Troceamos el chocolate, le agregamos la cucharadita de aceite de coco y fundimos en el microondas durante dos o dos minutos y medio, vigilando para que no se queme.



Una vez fundido el chocolate lo mezclamos con los cereales.

Echamos la mezcla en el molde, damos unos golpecitos sobre la encimera para asentar el relleno. Dejamos enfriar unas horas.

   Super fácil y rico. Sin nada de azúcar, para los que se quieren cuidar un poquito más.

     





Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email:





Paté de salmón y nueces



  
 A veces, el encanto de una buena cena o comida son los entrantes.

Roscón de calabaza y crema de cacao


    
  Cada año hago el roscón que comeremos en casa.
  La verdad es que me suelen salir muy bien y lo que procuro es darle una nueva forma al de cada año. Este año he probado a hacerlo con calabaza en la masa. Siempre hago una prueba unos días antes para ver que tal sale y este en concreto da un  resultado  muy bueno. Tengo que admitir que no es una masa tradicional de roscón, es más bien de brioche. Pero queda muy rico y es una manera diferente de presentarlo. 

Espero que os guste.

INGREDIENTES:

200 gr de leche condensada
40 gr de mantequilla blanda
60 ml de leche
10 gr de levadura fresca de panadería.
290 gr de puré de calabaza  cocida y escurrida
Una pizca de sal
500 gr de harina de fuerza
1 huevo para pintar
Crema de cacao para rellenar 

PREPARACIÓN:

Comenzamos cocinando la calabaza en agua hirviendo hasta que esté tierna.


La ponemos a escurrir para quitarle todo el agua posible. La iremos machacando para escurrirla bien. Reservamos.


Mientras se enfría, ponemos en el vaso la leche condensada, la leche normal, la mantequilla y la levadura y mezclamos 20 segundos a velocidad 3 ½.


Añadimos la calabaza bien escurrida y fría y la sal. Trituramos 15 segundos a velocidad 4. Debe quedarnos una masa líquida y sin grumos.


Echamos la mitad de la harina, mezclamos 15 segundos a velocidad 3, y luego la otra mitad y hacemos lo mismo.


Cuando ya esté todo bien mezclado, amasamos 3 minutos en velocidad espiga.
Dejamos levar la masa abrigada en el vaso o en un bol hasta que crezca el doble. Unas dos horas.

Ya ha crecido bien. Amasamos un minuto para quitarle el aire.


Volcamos la masa en la encimera sobre un papel vegetal aceitado. Nos mojamos las manos en aceite de girasol para poder manejar la masa que es bastante pegajosa, pero es mejor así que añadir más harina. Armaros de paciencia.


Cogemos porciones de unos 50 o 60 gr y ponemos en el centro una cucharadita de crema de cacao. Esto es opcional. Podemos dejarlo sin rellenar y queda igual de bueno. Cerramos formando unas bolas.


Ponemos las bolas en un molde. Yo lo hago así para que mantenga un poco la forma, pero es opcional. Dejamos reposar un par de horas. Luego, pintamos con huevo batido, con suavidad. Y adornamos con fruta confitada.Horneamos a 180º unos 20 minutos.


     Y listo, un roscón distinto, pero rico y resultón.



   Esta foto es del corte en la comida familiar, es muy mala, pero así veis el corte. Aunque no se aprecia el relleno, está ahí y os aseguro que le encantó a todos.
      









Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email: