Tarta de manzana sin gluten y sin leche


   
    Me había juntado con unas cuantas manzanas a las que tenía que darle una salida.
Lo más fácil es un postre claro, y qué mejor que una tarta de manzana, ¿verdad? Con las tartas de manzana me pasa como con las de queso, me gustan todas. Y además tengo varias ya publicadas en el blog. Pero esta la iba a llevar al cole para compartir con mis compañeros, y para eso tenía que ser una tarta apta para celíacos y alergicos a la proteína de la leche.

En general suele ser fácil sustituir algunos ingredientes para hacer una tarta apta para todos. En esta en concreto, es así. Os dejo como hacer una tarta de manzana con textura de pudin, pero con la consistencia  ideal para comer incluso con la mano. Espero que os guste.

INGREDIENTES:

4 manzanas + 2 para adornar
2 huevos
150 gr de azúcar
175 gr de bebida de avellanas
75 gr de harina de maíz (maicena)
1 cucharadita de levadura química

Para adornar:

mermelada de melocotón

PREPARACIÓN:

Ponemos las cuatro manzanas troceadas en el vaso de la thermomix con el azúcar, la leche de avellanas.


Esta es la leche de avellanas que he usado.


Seguimos...añadimos los huevos, y trituramos 20 segundos a velocidad 7. Podemos hacerlo con una batidora.


Incorporamos la harina de maiz y la levadura. Volvemos a batir 20 segundos más a velocidad 5.

Vertemos la mezcla en un molde desmoldable y cubrimos con las otras dos manzanas en gajos finos. Horneamos a 180º, con calor arriba y abajo y sin ventilador. Una hora. Dejamos enfriar a temperatura ambiente y luego a la nevera unas horas.


   Al cabo de las horas, servimos con un poquito de mermelada de melocotón encima. Ya veréis que cosa mas rica.


    




Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email:





Crema de lechuga



   
    En mi cole tenemos un huerto que llevan los niños más mayores.
Los dirige una compañera que entiende del tema y cada vez que sale una buena cosecha se "vende" entre los profes para poder comparar mas plantones, semillas o lo que necesiten.

Este año se ha empezado tarde con el huerto, pero ya ha empezado a dar sus primeros frutos: estas maravillosas lechugas totalmente ecológicas, pues no se usa nada químico en el huerto.

Las primeras que salieron estaban muy solicitadas, y yo pude comprar una jejeje.

Una lechuga enorme, preciosa y con unas hojas verdes muy bonitas. Me parecía que gastarla en una sencilla ensalada no era hacerle justicia, así que me he decidido a preparar con ella una crema de lechuga a mi manera. A lo que de antemano me resultaría chocante (¿crema de lechuga?) ha resultado ser una crema exquisita. No ha quedado muy espesa, pero sí cremosa y rica.


INGREDIENTES:

200 gr de hojas de lechuga
1 trozo de puerro (unos 75 gr)
1/4 de cebolla 
30 gr de aceite de oliva
2 quesitos en porciones light
400 gr de caldo de pollo (puede ser industrial)
sal y pimienta al gusto

PREPARACIÓN:


Estas son las lechugas del huerto de mi cole.


Lavamos muy bien las hojas para quitarle la tierra. 

En el vaso de thermomix ponemos el puerro y la cebolla a trozos junto al aceite. Picamos unos 5 segundos a velocidad 5.

También podemos hacerlo a mano. Para luego seguir la preparación en una cazuela. Sofreimos 5 minutos, 120º y velocidad 1. Podemos pocharlo también en una sartén o cazuela.

Incorporamos las hojas de lechuga y rehogamos tres minutos a 100º y velocidad 1.

Incorporamos el caldo y cocinamos 15 minutos a 100º y velocidad 1.

Al acabar, añadimos los quesitos, sazonamos al gusto y trituramos unos 30 segundos a velocidad 8-10 (cuidado que si está muy caliente al triturar puede saltarnos la crema y quemarnos)

   Servimos con un hilo de aceite y a disfrutar.


    






Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email:





Bizcocho de café, cacao y nueces


   
 El mes pasado fue mi santo y entre los regalos que recibí está la olla de cocción lenta mini.
Me la regala mi amiga Mª Angeles que tiene una igual pero de mayor tamaño. Como en casa somos pocos, ella me regala la pequeña, la que coloquialmente es conocida en los grupos  de cocina como la "nachita", por aquello de que es de la marca San Ignacio (nacho) y que es la más pequeñita.

Me puse a investigar y gracias a Mª Angeles y otras amigas, descubro algunos grupos de facebook que tratan sobre esta olla y también sobre la web de Marta Miranda Crockpotting, toda una referencia en el uso de esta olla.

Como yo quería estrenarla con algo dulce, he encontrado esta receta del blog Cookingtime que me ha servido de estreno. He hecho algunos cambios en cuanto a ingredientes así que os voy a dejar aquí mi versión.

INGREDIENTES:

2 huevos
100 gr de azúcar moreno
75 gr de leche
3 cucharadas de café soluble
2 cucharada de cacao en polvo
2 cucharadas de canela
40 gr de aceite de girasol
175 gr de harina
8 gr de levadura química (medio sobrecito)
7 u 8 nueces 
azúcar glass para espolvorear


PREPARACIÓN:


Esta es mi olla. Antes de ponernos a trabajar, la enchufamos a alta temperatura para que se pre-caliente.




Comenzamos a hacer la masa. La preparé en thermomix. Ponemos la leche y el café soluble y calentamos 3 minutos a 50º y velocidad 3.



Añadimos el cacao , el azúcar moreno y la canela. Mezclamos bien 30 segundos a velocidad 3.


Incorporamos los dos huevos y el aceite de girasol. Volvemos a batir 20 segundos a velocidad 3.



Incorporamos la harina y la levadura y terminamos de batir 30 segundos a velocidad 4.


Vertemos la masa en la cubeta de la olla que habremos engrasado previamente. Troceamos las nueces y las incluimos mezclando bien. Cocinamos a alta temperatura una hora y 10 minutos(la próxima vez creo que con una hora será suficiente) . Si queremos hacerlo en el horno tradicional, deberemos doblar cantidades y hornear a 180º unos 40 minutos. En ambos casos, es imprescindible la prueba del palillo.




He olvidado comentaros que para que el vapor que se genera no humedezca el bizcocho ponemos un paño entre la tapa y la cubeta. Pero os recomiendo que antes del paño pongáis papel de horno, pues la masa sube y a mí se me pegó un poco en la tela.




¿Veis? La parte de arriba se quedo más fea porque se pegó la masa un poquito al paño.


   
    Pero nada que no se pueda disimular con un poco de azúcar glass.


    Sube un montón y salen unas rebanadas enormes. A pesar de ser una olla pequeñita, este bizcocho bien puede ser para seis personas.



     







Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email:





Espirales de espinacas, piñones y queso feta



   
   Los aperitivos son la salsa de la vida.
 Para mi, comer a base de tapas, pinchos o bocaditos me apasionan. Podría comer así siempre. No es lo ideal ni lo más aconsejable, pero de vez en cuando no hace daño.

Sobre todo, si ese pincho o entrante es, aparte de rico, nutritivo. Sí, lo sé, me vais a decir que saludable lo que se dice saludable no es, pero es que esta receta que hoy os traigo lleva verdura, frutos secos y queso... una delicia vaya.

Es una receta super fácil, el relleno lo he preparado con thermomix porque la receta venía en una revista, pero se puede hacer perfectamente en una sartén. Así que mirad si tenéis todos los ingredientes y manos a la obra.


INGREDIENTES:

1 lámina de hojaldre
150 gr de hojas de espinacas frescas
25 gr de piñones
50 gr de queso parmesano en polvo
50 gr de queso feta
1 diente de ajo
30 gr de aceite de oliva
1 cucharadita de sal

PREPARACIÓN:


Vamos a poner 1200 gr de agua en el vaso de la thermomix y programamos 12 minutos, a 100º y velocidad 1. Sin thermomix lo haremos en una cazuela. Ponemos el agua a hervir.

Cuando el agua esté lista, ponemos en el cestillo las espinacas con la sal. Veréis que no caben todas, pero a medida que se van cociendo podremos ir añadiendo más  (con cuidado). En una cazuela las pondremos todas a cocer. 

Al acabar, las ponemos en un escurridor. Es importante que queden secas, sin agua.

Ponemos el aceite y el ajo y troceamos 3 segundos a velocidad 7. Luego sofreímos cinco minutos a 120º y velocidad 1. Al acabar, agregamos las espinacas escurridas y los piñones y cocinamos 5 minutos a 120º y velocidad 1. Sin thermomix, lo haremos en una sartén. Primero doramos el ajo picadito y luego añadimos las espinacas y los piñones y las salteamos . 


Dejamos que se enfríen.


Estiramos el hojaldre y lo pincelamos con huevo batido.

Colocamos las espinacas y los piñones encima, lo extendemos lo más que podamos, que quede una capa fina, si no, nos costará enrollar después.


Espolvoreamos el parmesano en polvo y ponemos el queso feta desmenuzado por encima.

Hacemos un rollo y cortamos porciones de un dedo de grosor aproximado. Pintamos con huevo batido y horneamos a 180º unos 20 minutos, hasta que veamos que están doradas.


    Y si podéis aguantar las dejáis enfriar. Pero templadas ¡están divinas!


Un entrante super delicioso y muy completito.

    
  




Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email: