Bizcocho de dulce de leche


    
    Hoy traigo un bizcocho con uno de mis ingredientes favoritos: el dulce de leche.
   Sé que mucha gente lo considera demasiado empalagoso, pero a  mi me encanta comérmelo a cucharadas. Lástima que engorde tanto, porque si no podría vivir a base de esto jajajaja

Este bizcocho queda dulce, pero sin empalagar. Puede parecer raro por la cantidad de dulce de leche que lleva, pero en el horneado se va y el sabor final es más que moderado.

Si os animáis a poner el horno, tened en cuenta este postre para vuestras meriendas y desayunos.

INGREDIENTES:

250 gr de dulce de leche
3 huevos
75 gr de azúcar
50 gr de aceite de girasol
200 gr de harina
1 sobre de levadura química (unos 15 gr)
Azúcar glass para espolvorear


PREPARACIÓN:

Usé la thermomix para prepararlo. Ponemos los huevos, azúcar y aceite en el vaso, con la mariposa y vamos batir 3 minutos a velocidad 3 y 1/2.

Agregamos el dulce de leche y volvemos a batir 30 segundos a velocidad 4.

Incorporamos la harina y la levadura y volvemos a batir 30 segundos a velocidad 4.

Engrasamos un molde desmoldable, yo le pongo papel vegetal en el fondo. Vertemos la mezcla y al horno. 180º, 45 minutos.

Fijaros como creció. ¡Una pasada!

   Y al desmoldar espolvoreamos azúcar glass encima. 

    





Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email:





Salsa de mostaza y vino



  
   La gracia de algunos platos está a veces en la salsa que lleva.

Cheesecake de coco



 
    Yo soy de las que no le importan encender el horno en verano.
   Pero agradezco cuando me surgen platos que no lo necesitan jejejeje. Como esta delicia de tarta que no necesita horno y que bien fresquita, es el postre perfecto para acabar una comida.

Y si sois amantes del coco, como yo, vais a a adorar este postre. Es fácil de hacer, es sencillo y a la vez queda genial para disfrutar con invitados y no es especialmente dulzón. ¡Creo que os va a encantar!

INGREDIENTES:

Base:
150 gr de galletas tipo María
70 gr de aceite de coco derretido, le da un gusto especial a la base, pero podéis poner mantequilla o aceite de oliva suave.

Relleno:
400 gr de queso fresco batido desnatado 0%
200 gr de leche de coco
100 gr de azúcar
2 sobres de preparado para cuajada

Para adornar:
frambuesas
dados de coco deshidratado ( si no los encontráis podéis poner coco rallado)
     
PREPARACIÓN:


Comenzamos triturando las galletas con una batidora hasta hacerlas polvo. Yo usé thermomix, 30 segundos a velocidad 5.

Derretimos el aceite de coco al microondas unos segundos y mezclamos con las galletas trituradas 20 segundos a velocidad 4.

Ponemos la mezcla en el fondo de un molde desmoldable, el mío es de 20 cm. Lo dejamos en el congelador una media hora.


Vamos con el relleno. Ponemos en la thermomix la leche de coco (agitamos antes la lata), el queso fresco batido y el azúcar. Cocinamos 9 minutos a 90º y velocidad 4. Podemos usar otro tipo de queso como el phildelphia, pero el queso fresco batido tiene mucha menos grasa y es más ligero. Tres minutos antes de acabar la cocción agregamos los dos sobres de cuajada por el bocal y dejamos que acabe la cocción. Sin thermomix se puede hacer todo en una cazuela amplia, mezclando y calentando a fuego suave sin dejar de remover hasta que notemos que ha espesado.


Vertemos la mezcla sobre la base de galletas con cuidado. Dejamos enfriar y guardamos en la nevera de un día para otro, así cuajará bien.



    Al servir, adornamos con medias frambuesas y taquitos de coco deshidratado. Es una idea, el adorno lo podéis mejorar vosotros.


    Es una cheesecake suave, no muy dulce y con sabor a coco. Mantenedla bien fría y os encantará.






Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email:






Hummus de zanahoria asada



    
   No hay nada más apetecible para mi que comer a base de picoteo.
Unos piquitos, unas cuñas de queso o embutido, aceitunas, patatitas fritas...¡madre mía, ¡que tentación!

El problema es que no siempre esto es saludable. Vamos a ser sinceros, pero de vez en cuando no hace daño, ¿verdad? jajaja

El verano es para mi la época de picoteo por excelencia, pero para no salirnos mucho de lo saludable hay que tirar de entrantes o tapas menos procesadas y abusar de verduras y legumbres.

El hummus tradicional es un buen ejemplo. Un entrante saludable, saciante y nutritivo. Pero el que hoy os traigo tiene doble valor, está enriquecido con zanahoria asada. No os imagináis que cosa más rica.

Eso es lo que pensé cuando vi este hummus de zanahoria asada en el blog de Rosa.

Rosa es la propietaria del blog La Rosa Dulce, un blog que os recomiendo encarecidamente porque en él encontrareis montones de recetas sin lactosa, muy apetecibles y con una presentación muy cuidada.

Este verano, el #retoasaltablogs descansa y la última aventura es el "asalto invisible". Marga del blog Azafranes y Canelas nos anima a participar. Consiste en asaltar un blog que te adjudican por sorteo sin que nadie sepa cual le toca a cada uno. Cuando supe que me había tocado el blog de Rosa, me alegré mucho. Conozco el blog y os aseguro que es una delicia visitarlo por las fotos tan bonitas que tiene y la cantidad de recetas riquísimas que puedes encontrar.

Y no me enrollo más, os dejo la receta para que os animeis a prepararla.

INGREDIENTES:

3 o 4 zanahorias
1 diente de ajo
1 bote pequeño de garbanzos en conserva ( unos 200 gr)
1 cucharada de salsa tahini
1 cucharadita de comino molido
25 gr de aceite de oliva
zumo de medio limón
sal y pimienta al gusto

Para adornar:

Aceite de oliva virgen
pimentón

Para acompañar:

Bastoncitos de pepino y zanahoria
Picatostes caseros de pan de molde


PREPARACIÓN:

Lavamos bien las zanahorias y las ponemos en una bandeja de horno. Asamos a 180º unos 40 minutos.


Diez minutos antes de acabar el asado de las zanahorias, vamos a poner un par de rebanadas de pan de molde sin corteza cortadas a tiras. previamente las habremos aplastado con un rodillo y pincelado con aceite. Estad pendientes para que o se os quemen. 

Reservamos el liquido de los garbanzos y enjuagamos bajo el grifo.

Una vez asadas las zanahorias, le quitamos la piel en caliente, cuidado que quema. Las troceamos y las ponemos en el vaso de la batidora o thermomix junto al ajo, la salsa tahini, la sal, pimienta, comino, zumo de limón, aceite y un poquito del caldo de los garbanzos. Trituramos bien 30 segundos a velocidad 4. 


Agregamos los garbanzos y volvemos a triturar unos 30 segundos a velocidad 5. Haremos esto hasta que nos quede un puré fino.

    Ponemos un hilo de aceite de oliva encima y espolvoreamos un poco de pimentón. Y servimos acompañado de uno bastoncitos de verduras (zanahoria y pepino) y los picatostes caseros que habíamos preparado.


    Probadlo porque es un picoteo muy saludable y rico.









Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email:





Pudin de maíz



    
    En cierta manera esta es una receta de aprovechamiento.
De aprovechamiento de una lata de maíz que no había gastado. La abrí para usar un poco de maíz para una ensalada y sobró casi toda la lata entera, así que había que gastarla porque se pone malo enseguida. 

Y se me ocurrió hacer un flan/pudin con ella. El resultado es un postre rápido, fácil y resultón.

INGREDIENTES:

200 gr de maíz en conserva
250 gr de leche condensada
150 gr de leche
3 huevos
caramelo líquido

PREPARACIÓN:


Vamos a poner el maíz sin el líquido de la lata con la leche y trituramos 30 segundos a velocidad 5. Yo lo hice con thermomix pero con una batidora puedes hacerlo igual. Lo importante es que se triture bien.

Agregamos los huevos y la leche condensada. Volvemos a batir 30 segundos a velocidad 4.


Ponemos caramelo líquido en un molde apto para microondas.


Vertemos la mezcla.

Tapamos y  cocinamos en el microondas 12 minuto a máxima potencia, que en mi horno es 800 watios. Si no tenéis molde con tapa, poned film transparente y hacedle varios agujeros para que respire. Una vez acabado el tiempo, dejamos dentro del micro apagado tres minutos más. A continuación, dejamos enfriar antes de meter en la nevera unas horas. Yo lo hice de un día para otro. Si no usais el micro, creo que se podría hornear en el horno tradicional unos 30 o 40 minutos a 180º, aunque no lo he hecho y no puedo daros seguridad.

    Y pasadas unas horas, desmoldamos y ¡a disfrutar!


    Un postre rápido y fácil.

   



Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email: