Tarta Tricolor



   Esta  tarta es perfecta para celebrar un cumpleaños.
 ¡O no! Porque, no hay que esperar a celebrar algo para disfrutarla jejeje.
Es una tarta sencilla, solo hay que esperar un tiempo entre cada capa pero no es nada difícil. Me inspiré en la famosa tarta tres chocolates pero sustituyendo la capa de chocolate negro por una de gelatina de fresa.

El resultado es una tarta muy vistosa y muy rica, ya que el contraste de los tres sabores juntos queda genial.

¡Espero que os guste!

INGREDIENTES:

Para la base:

200 gr de galletas de canela.
80 gr de mantequilla fundida.



Para la capa de chocolate con leche:

150 gr de chocolate con leche.
1/2 litro de leche desnatada.

30 gr de azúcar
1 sobre de cuajada.


Para la capa de chocolate blanco:

150 gr de chocolate blanco.
1/2 litro de leche desnatada.
1 sobre de cuajada.



Para la capa de fresa:

1 sobre de gelatina de fresa 0 azúcar
150 ml de agua
50 gr de azúcar.
1 tarrina de queso crema (250 gr)
150 ml de leche desnatada
1 lámina de gelatina neutra




PREPARACIÓN:

Usaremos la Thermomix.
Trituramos las galletas 15 segundos a velocidad 5-10.

Agregamos la mantequilla y mezclamos 15 segundos a velocidad 4.
Echamos esta mezcla en un molde desmoldable, cuya base estará previamente forrada con papel vegetal. Aplastamos bien, para que cubra todo el molde. Metemos el molde en el congelador o en la nevera por lo menos media hora.



Preparamos la primera capa triturando el chocolate con leche 5 segundos a velocidad 7-10. Añadimos 500 ml de leche, un sobre de cuajada y 30 gr de azúcar. Programamos siete minutos, 90º velocidad 4.

Vertemos con cuidado sobre la base de galletas. Dejamos enfriar y esperamos que cuaje. Puede tardar un par de horas.

Hacemos la siguiente capa igual, trituramos el chocolate blanco, cinco segundos a velocidad 7-10, agregamos  la leche y el sobre de  cuajada. Aquí no ponemos azúcar. Programamos siete minutos, 90º, velocidad 4 y vertemos  sobre la capa de chocolate con leche,  "arañando” la capa con un tenedor para que agarre. Dejamos que se enfríe. Guardamos en la nevera unas horas hasta que cuaje.

Comenzamos a preparar la capa de fresa poniendo a calentar en el vaso de la thermomix 150 ml de agua 2 minutos a temperatura varoma y velocidad 2.
Cuando esté caliente añadimos el sobre de gelatina . Removemos 10 segundos a velocidad 3.
Agregamos el queso crema, la leche y el azúcar y batimos todo 20 segundos a velocidad 3.

Programamos igual que en las capas anteriores, siete minutos, 90º y velocidad 4. Al acabar añadimos la hojita de gelatina neutra y mezclamos 10 segundos a velocidad 3.

Sacamos la tarta que teníamos en la nevera y con un tenedor le hacemos unas muescas en la superficie de la capa de chocolate blanco para que agarre la segunda capa.

Vertemos encima la capa de fresa con mucho cuidado, es conveniente hacerlo siempre sobre un cucharón para que no caiga directamente y pueda “romper” la capa blanca.

 Dejamos enfriar y guardamos en la nevera unas horas. Mejor de un día para otro.
El proceso sin Thermomix es triturando los elementos con una picadora o batidora y lo que necesite cocción se hará en un cazo a fuego suave y removiendo constantemente.



Trituramos las galletas de canela.
                                     

Las mezclamos con la mantequilla fundida.

Y lo ponemos en el fondo de un molde desmoldable. Este que he usado es de 26 cm. Dejamos en la nevera una media hora.

Vamos con la primera capa. Trituramos el chocolate con leche.

Agregamos el resto de los ingredientes y cocinamos.

Vertemos sobre la capa de galletas y dejamos que cuaje. Puede tardar un par de horas.


Vamos por la segunda capa. Trituramos el chocolate blanco.


Añadimos el resto de los ingredientes de esta capa y cocinamos.


Nos aseguramos que la capa de chocolate con leche está bien cuajada. Le hacemos unas muescas con un tenedor.

Y echamos la mezcla de chcolate blanco encima. Dejamos que cuaje de nuevo.

Ahora acabamos con la capa de gelatina de fresa. Yo he usado esta de la marca Hacendado.

Calentamos el agua y añadimos el sobre de gelatina cuando esté caliente. Mezclamos bien.

Agregamos el queso crema y volvemos a mezclar.


Por último la leche y el azúcar y cocinamos.

Al acabar añadimos una hoja de gelatina neutra previamente hidratada. Así nos aseguramos que cuaje mejor.

Hacemos unas muescas en la capa de chocolate blanco.


Y vertemos la capa de gelatina de fresa.


Dejamos enfriar antes de meter en la nevera. Queda mejor si se prepara el día anterior.


    Antes de servirla la adornamos con bolitas de colores. Pero hacedlo justo antes de servirla porque las bolitas se deshacen.



Facebook Twitter instagram pinterest YouTube google plus


Introduce tu Correo y recibe mis entradas en tu email:





No hay comentarios:

Publicar un comentario